Official website of the New England Patriots

La Previa: Patriots vs. Texans, semana 13

Después de una cerrada victoria frente a los Cowboys, los New England Patriots (10-1) esperan continuar en la senda del triunfo cuando visiten este domingo por la noche a los Houston Texans (7-4).

Cuando los Patriots atacan

2500x1406-tom-brady-ds

Tras una deslucida actuación que solo sumó 190 yardas aéreas y 1 TD, Brady y compañía esperan –en un ambiente donde las condiciones del clima no serán un factor– mejorar su producción y desempeño frente los Texans, un equipo que viene de lograr un triunfo frente a los Colts.

Para ello Brady espera contar con el regreso de hombres claves y confiables, ausentes del último partido: Mohamed Sanu (tobillo) y Phillip Dorsett (conmoción cerebral).

De no verlos de regreso, Brady seguirá apoyándose principalmente en Julian Edelman y los novatos N’Keal Harry y Jacobi Meyers.

Desde el lado opuesto, la secundaria de los Texans ha estado plagada de lesiones. CB Lonnie Johnson (tobillo), CB Bradley Roby (tendón de la corva), S Justin Reid (conmoción) y el veterano Mike Adams (conmoción) han estado ausentes. Sin embargo, su parchada secundaria compuesta por CB Jonathan Joseph, CB Gareon Conley, el sorpresivo CB Vernon Hargreaves (slot) y los safeties Jahleel Addae y Tashaun Gipson no ha desentonado, logrando frenar la semana anterior a los Colts de Jacoby Brissett (16 de 25 pases completados para 129 yardas).

En lo que va de la temporada, la defensa de los Texans ha cedido un promedio de 268 yardas aéreas por partido (puesto 16), 22 touchdowns (puesto 27) y solo 5 intercepciones (puesto 29).

Cuidarse del pass rushing

20170112-watch-mercilus.jpg

A pesar de no contar con Jadeveon Clowney (ahora en Seattle) ni con J.J. Watt (fuera de la temporada por lesión al pecho), los Texans aún cuentan con un grupo de pass rushers de categoría, liderado por el DE/LB Whitney Mercilus (5.5 capturas) y Brennan Scarlett (3.5 capturas).

El uso del blitz o carga también ha sido una característica del equipo Texas, un arma de doble filo de la que muchas veces Brady ha sabido tomar ventaja.

Felizmente para los Patriots el reciente regreso de su OT Isaiah Wynn refuerza una línea que también espera una mejor actuación de su guardia derecho Shaq Mason y de contar con un saludable Marcus Cannon (jugó enfermo frente a Dallas y ha estado limitado en los entrenamientos de esta semana).

2500x1406-sony-michel-eja

El despertar del juego de carrera

Frente a los Cowboys, en el juego de carrera, vimos un tibio “renacer” de Sony Michel (85 yardas en 20 intentos, promedio de 4.3 por acarreo), una buena noticia a estas alturas de la temporada cuando el juego a ras del césped toma mayor importancia.

Los Patriots no han contado con mucha ayuda de Michel, su promedio de 54.5 yardas por juego y 3.4 yardas por acarreo refleja su floja temporada.

De cualquier manera, no será fácil para Michel ya que los Texans estarán atentos a sus intensiones con los talentosos linebackers Bernardrick McKinney y Zach Cunningham.

“Es una defensa sólida, bien entrenada. Cada vez que les jugamos, es un partido difícil. Estarán preparados, han estado jugando bien este año así que será un gran reto”, indicó James White en su conferencia.

Cuando los Patriots defienden

Houston Texans quarterback Deshaun Watson (4) throws against the Indianapolis Colts during the first half of an NFL football game Thursday, Nov. 21, 2019, in Houston. (AP Photo/Eric Christian Smith)

Este será un gran enfrentamiento entre una de las mejores defensas de la liga y una de las ofensivas más dinámicas y completas.

El QB Deshaun Watson querrá de cierta manera emular lo hecho por Lamar Jackson frente a los Patriots, realizando un juego abierto, con salidas de la bolsa de protección, ya sea para sumar yardas con sus pies o para encontrar a sus receptores.

A su vez Watson ha probado poder ser un gran QB de bolsillo, encontrando a receptores talentosos como DeAndre Hopkins (81 rec, 839 yardas, 6 TD), Will Fuller (41 rec, 590 yardas, 3 TD) y Kenny Stills (27 rec, 400 yardas, 1 TD).

“Él es uno de esos jugadores que pueden realizar cualquier tipo de lanzamiento, puede ver el campo tan claramente, sus jugadores se esparcen, el medio se abre, él puede correr. Es un juego donde todos tienen que ser disciplinados”, resaltó McCourty esta semana.

2500x1406-devin-jason-mccourty-twins-ds

Los Texans ocupan el puesto 12 en pases aéreos (363 pases) y el puesto 9 en TD aéreos (20 TD).

Cercar y presionar a Watson es la consigna

Si hay un punto débil en el juego ofensivo de Watson ha sido su susceptibilidad a las capturas. Ya sea por culpa de su línea o por su costumbre de extender las jugadas, el QB de los Texans ha sido capturado en 32 ocasiones, número que lo coloca entre los 5 QBs con más capturas de la liga. Una debilidad que los buenos pass rushers de New England (puesto 4 en capturas con 37) intentarán aprovechar.

Houston Texans running back Carlos Hyde (23) carries the ball during an NFL football game against the Indianapolis Colts, Thursday, Nov. 21, 2019, in Houston. Houston won 20-17. (Aaron M. Sprecher via AP)

Un juego de carrera que no se puede ignorar

No solo es Watson quien suma yardas con sus pies, los Texans también cuentan con un eficiente corredor: Carlos Hyde. Sus 836 yardas lo sitúan en el puesto 10 de toda la liga. Hyde tiende a jugar los downs iniciales, cediendo su lugar a Duke Johnson (65 acarreos, 349 yardas, 1 TD) en jugadas de tercera oportunidad y largo. Como ya mencionamos el QB Deshaun Jackson también contribuye al juego de carrera (58 acarreos, 301 yardas, 5 TDs).

Será un esfuerzo de los DT Lawrence Guy, Danny Shelton y Adam Butler frenar las corridas físicas de Hyde y Johnson, y de los LBs Kyle Van Noy, John Simon, Jamie Collins, sellar los bordes y evitar las escapadas de Watson.

Resumiendo

Un partido con mucho en juego para ambos equ­­­­­ipos. Los Patr­­­­iots lideran la división este de la AFC por 2 juegos, y la conferencia por 1, por lo que una derrota los pondría en una situación muy incomoda con miras a la postemporada. Los Texans lideran su división por un juego, teniendo detrás a los Colts. Una derrota tampoco les caería bien en su búsqueda de acabar primero en la división sur de la AFC.

Un partido complicado pero ganable, y no solo para los Patriots, eso lo hace más interesante.

Advertising